ONTAP 9 – No todo va a ser Flash

Hola de nuevo,

 

Ayer hablábamos de ONTAP 9 y las novedades entorno a Flash, el programa de ahorro y alguna cosa más. Hoy vamos a ver las cosas mundanas, esas a los que nos dedicamos los de almacenamiento, y que muchas veces no quedan tan bien en los PowerPoint.

 

ONTAP9logo.jpg

 

Protección RAID:

 

Pero que aburrido, ¿vamos a volver a hablar de cómo protegernos ante fallos de discos a estas alturas de la película? Pues me temo que sí, pero lo haré de forma somera.

 

Llevamos desde 2004 con nuestro RAID-DP, que pone 2 discos de paridad para soportar el fallo de hasta 2 discos simultáneos en un grupo RAID, pero en estos 12 años los discos han crecido mucho, y volvemos a dar un salto hacia delante siendo el primer fabricante en poner un RAID con protección ante 3 fallos de discos simultáneo, lo llamamos RAID-TEC. Con los tamaños de disco crecientes, especialmente los SATA, que tardan muchas muchas horas en reconstruirse, esto es un avance importante, y nos permitirá afrontar los futuros tamaños con mucha mayor solvencia y seguridad.

 

Sin entrar en mucho detalle, nuestra tecnología RAID parte de un disco de paridad dedicada (RAID-4), por lo que añadir discos adicionales de paridad, con algoritmos diferentes e incorrelados, no es demasiado complejo, y esto nos ha permitido tener una de las mejores implementaciones de RAID-6 del mercado (el ya nombrado RAID-DP). En RAID-TEC aparece un tercer disco dedicado y un algoritmo nuevo para computar esta paridad adicional. Nuevamente con un mínimo impacto en rendimiento y mejorando los procesos de reconstrucción.

 

RAIDTEC.JPG

 

SnapLock:

 

Este es el nombre comercial para nuestra implementación de almacenamiento WORM (write once, read many), que viene a querer decir que los datos escritos no podrán ser modificados a posteriori. Es una funcionalidad que ya teníamos en 7-mode, que funciona sobre servicios de ficheros ya sea con CIFS o NFS, y que permite generar ficheros no modificables, que se utilizan para cumplir normativas regulatorias sobre datos controlados, para asegurar que estos no han sido modificados. También tenemos unos cuantos casos de uso en temas de seguridad, por ejemplo para guardar logs, ya que con la funcionalidad de ficheros “apendables”, puedes ir recibiendo nuevas entradas en un log, pero tener garantizado que un atacante no podrá modificar las entradas anteriores para borrar su rastro.

 

Hay dos versiones de esta funcionalidad, la Enterprise y la Compliance. Antiguamente eran 2 licencias diferentes, pero ahora es la misma licencia y se elige el modo de funcionamiento. La Enterprise tiene “una puerta trasera” que permite al administrador del equipo borrar ficheros y los sistemas de ficheros que los contienen, aunque no hayan expirado. La Compliance no tiene esta posibilidad, por lo que hasta que no expira el tiempo de vida de todos los ficheros no se puede reutilizar ese espacio.

 

MetroCluster:

 

Con ONTAP 9 aumentamos la cantidad de nodos de nuestros MetroClusters de 4 (2+2) a 8 nodos (4+4), de forma que podemos escalar más en este tipo de servicios. Para los profanos, un MetroCluster de NetApp es una solución de almacenamiento geográficamente distribuido, que vive en 2 CPDs independentes separados por un máximo de 200Km, y que garantiza un RPO (Recovery Point Objective) de 0. Esto es, garantiza que cualquier dato que haya sido escrito en el sistema de almacenamiento y del que se haya dado el ACK, está escrito de forma simultánea en los dos CPDs y no perderemos esa información aunque uno quede totalmente destruido … es una forma muy sencilla de plantear un sistema de protección ante desastres, por que te lo hace el almacenamiento el solito.

 

También aparece la posibilidad de tener datos no mirroreados en los MetroClusters, ya que hasta ahora era obligatorio tener todo replicado a los dos CPDs.

 

Mejoras en la QoS:

 

La calidad de servicio es otro de los puntos fuertes de nuestro software, ya que nos permite limitar el rendimiento que un servicio determinado demanda de la cabina, y eso, que  parece trivial, nos ahorra muchos problemas de rendimiento y situaciones en las que tenemos que buscar el culpable de que algo vaya lento, aunque no tengamos ningún componente funcionando mal.

 

Llevo años diciendo que deberíamos cambiar la forma en la que definimos/pedimos los servicios de almacenamiento, no basta con pedir una capacidad, "dame 20TB", y el tipo de tier, "en disco rápido"; tenemos que acostumbrarnos a pedir capacidad y rendimiento, para poder asignar a cada servicio el hardware necesario y el tipo de tecnología a utilizar: "dame 20TB y 50000iops".

 

Esto nos permite pensar que tipo de disco necesitamos, probablemente SSD sea la mejor alternativa en este ejemplo, y limitar el servicio a lo que nos han pedido. Porque si la aplicación decide consumir 80000iops, no nos engañemos, alguien tendrá que pagar por ese rendimiento adicional que demandamos al sistema de almacenamiento.

Bueno, la calidad de servicio no es nueva en ONTAP, comenzó con la versión 8, pero ahora aumentamos la cantidad de políticas que podemos aplicar, podemos limitar de forma simultánea por iops y MB/s, y adicionalmente podemos tener un cálculo de cuanto supone, en porcentaje, el uso que estamos haciendo del sistema, y hasta cuanto lo vamos a poder “exprimir”.

 

Lo dejamos por hoy aquí, hay unas cuantas cosas más en ONTAP 9, entre ellas un nuevo aspecto y una dosis de simplificación en la herramienta de gestión System Manager … lo iremos contando.

 

Saludos,

 

Jamarmu